Vida

Raúl Jiménez: el goleador

Raúl Jiménez: el goleador
El delantero tuvo una gran temporada con el Wolverhampton de la Premier League, al anotar 17 goles. El valor de su carta ronda los 100 mdd y se convirtió en padre por primera vez.

Raúl Jiménez está en su casa en Wolverhampton, Inglaterra, mientras sostiene la mano de su pareja, Daniela Basso, quien en unas semanas dará a luz a su primera hija, Arya. Esta es una entrevista diferente, no solo porque el delantero mexicano abrió una pequeña ventana hacia su intimidad —para hablar de su estilo de vida y el momento personal tan especial que vive—, sino porque es a través de Instagram. Y aunque pareciera una conversación de tres, en realidad hay más de 700 fans del delantero mexicano de los Wolves que le escriben mensajes de admiración: una cascada invertida de letras y corazones que, por momentos, apenas dejan ver su rostro.

También lee

“Es difícil conservar la forma física durante la cuarentena. No es lo mismo que estar con tus compañeros compitiendo y jugando cada fin de semana”, dice Raúl, el delantero mexicano mejor cotizado en Europa, pues se estima que su precio es de 100 millones de dólares y su nombre —antes del cierre de esta edición— sonaba fuerte en el mercado de traspasos como el fichaje estrella de Manchester United o Juventus.

Antes de la suspensión de los partidos de futbol por la crisis sanitaria, Raúl no recibía más que elogios de la prensa deportiva. “No me cuesta trabajo creer el buen momento que vivo porque para esto me preparé durante tantos años”, afirma Jiménez, con un tono de voz que se fundamenta más en la conciencia del esfuerzo y el sacrificio que en la arrogancia.

“Al llegar la oferta de Wolves me dijeron que era un equipo que acaba de ascender a la Premier League y que probablemente estarían pensando en no descender. Entonces, después de jugar en el Atlético de Madrid y Benfica, equipos que compiten por el título en sus ligas, era un reto totalmente diferente y lo acepté porque sabía que jugar en Inglaterra es otro nivel; la mejor liga de mundo, creo. Era un reto que debía tomar, cambiar de aires, después de tres años en Benfica, y mira, afortunadamente salió bien”.

El paréntesis que significó la cuarentena le vino de maravilla al artillero. “He vivido cosas del embarazo que tal vez no me hubiera tocado vivir si tuviera el ritmo deportivo de antes, así que le saco el lado positivo a esto”, cuenta Raúl.

Raúl-Jiménez-01.jpg

Su hija nació el 21 de julio —casi tres semanas después de esta entrevista—, pero desde hacía unos meses sabían cómo la nombrarían. “Te vamos a responder la pregunta que nos han hecho los últimos meses”, interviene Daniela. “El nombre que elegimos no tiene relación directa con Game of Thrones. Lo elegimos porque cuando empezamos a investigar su significado [“grande, noble y veraz”], nos encantó. Pero ahora nos encanta la relación con Arya Stark porque el símbolo de su familia es el lobo, que es el mismo que el de equipo de Raúl”.

También lee

Daniela y Raúl se ceden la palabra como los futbolistas se pasan el balón, pero si fueran un equipo, ella tiene más estilo de directora técnica, por su exigencia y punto de vista crítico. “No soy una novia que aplauda y diga: ‘Mi amor, muy bien’. Soy todo lo contrario, mi punto de vista nunca es en plan de ofender, pero sí le digo yo vi mal esto y esto. Soy todo lo contrario a una novia complaciente, que creo es bueno porque yo agradezco cuando él hace eso conmigo. Es mejor porque quien te ama siempre va a ser sincero”.

Raúl escucha atento y sonríe. “Ella tiene sus opiniones de lo que hice o dejé de hacer, en algunas no coincidimos, la verdad. Pero siempre ayuda tener esa retroalimentación”, explica. “Pero ser papá va a ser una motivación extra para seguir dándolo todo en el campo. Qué mejor que estar pensando en ellas, en mi esposa y mi hija, cuando hago lo que me gusta”.