Vida

Cuando Frida Kahlo superó a su arte

Cuando Frida Kahlo superó a su arte

Así como los bigotes de Salvador Dalí y el peluquín de Andy Warhol son reconocidos por muchos aún sin conocer lo que pintaban, el rostro de Frida Kahlo —con su ceja poblada, las flores en su cabello y el bigote— ha dado la vuelta al mundo.

“Pertenece a un grupo de artistas tan icónicos e identificables por su estética personal como podrían ser Warhol o Dalí, de los cuales podríamos decir que se creó una marca”, señala la artista visual Dalia Martínez.

La experta explica que alrededor de la mexicana —quien falleció el 13 de julio de 1954— se ha creado una suerte de mito haciendo que ella sea su principal obra.

“Muchas de la imágenes que se han vuelto populares de ella son fotografías de su persona y atuendos y no de sus propios cuadros”.

Y es que si bien explica que no es la artista mexicana más importante, sí es la más famosa. Su imagen ha llegado hasta las cintas de Disney como sucedió en Coco, película que retrata la tradición del Día de Muertos y no podía faltar la figura de Frida, quien es una de las encargadas de ayudar al protagonista Miguel.

Incluso el animador estadounidense Craig Bartlett (creador de Hey, Arnold!) encontró parecido con el personajes de Helga G. Pataki.

“Es una de esas cosas que descubrí después de un tiempo. Helga y Frida son famosas por sus monocejas así que siempre ha habido una conexión”, comparte Craig a EL UNIVERSAL.

“He mezclado a Helga en autorretratos de Frida algunas veces, definitivamente como un homenaje al gran personaje femenino que Frida representa”, apunta.

Así como esos ejemplos, Frida ha llegado hasta la música pop (Madonna la retomó para la portada de su álbum Rebel heart, donde se le puede ver con cintas atando su rostro), el rock nacional (Sergio Arau le cantó en “Mi Frida sufrida”, en los años 90) y otros ejemplos como ver su rostro estampado en ropa, tazas, joyería, etc.

“La relevancia nacional e internacional de Frida ha significado también una revalorización de lo mexicano, de la estética nacionalista hija de la Revolución Mexicana y apoyada por el movimiento muralista y eso ha tenido un gran impacto para dar a conocer a otros autores de nuestro país”, comenta Dalia.

“Es importante visibilizar a las mujeres en el arte, en todas las disciplinas y bajo todos los enfoques que se puedan”, expresa.

La experta destaca que en pleno 2020 hay compilaciones de arte del siglo XX donde no aparece ninguna mujer pintora o casi ninguna.

“Esta es la labor a destacar de la figura de Frida, ser un estandarte, un ícono que se extiende en la cultura popular y que permea todos los estratos, desde lo más comercial hasta la alta cultura”.