Tecnología

Estemos preparados o no, el home office a todo hoy más que nunca

Estemos preparados o no, el home office a todo hoy más que nunca
Las organizaciones y empleados se enfrentarán a diversos retos de coordinación, además de desafíos tecnológicos, opina Sergio Porragas.

(Expansión) – Las empresas en México y en el mundo están a la expectativa de la evolución de la pandemia del Covid-19 para tomar las medidas pertinentes en sus lugares de trabajo, de acuerdo con las indicaciones de las autoridades sanitarias correspondientes, y así, proteger la integridad y salud de sus colaboradores.

Más allá de implementar las recomendaciones generales de prevención, como las medidas de higiene y la suspensión de viajes de trabajo, a medida que el problema del coronavirus se agudiza, las organizaciones se encuentran evaluando continuamente lo necesario para mantener seguros a sus trabajadores, como aplicar distintos tipos de filtros para ingresar a los centros de trabajo, otorgar permisos especiales por enfermedad, pero también lo necesario para mantenerse productivas, lo que en muchas casos se puede lograr gracias al uso de las tecnologías de la información, bajo la modalidad de trabajo remoto o lo que es conocido como home office.

El home office, con alrededor de dos décadas de existencia, ha evolucionado en los últimos años y se ha comenzado a formalizar dentro de las empresas, no sólo como consecuencia de los múltiples beneficios de la tecnología, sino también por la tendencia en las organizaciones de ser más flexibles en los espacios y horarios de trabajo.

Además de que esta modalidad responde a las necesidades de las nuevas generaciones de tener un mejor balance entre la vida personal y profesional, se vuelve indispensable para enfrentar crisis generadas por pandemias, como la que actualmente estamos viviendo.

Gracias a las diferentes herramientas tecnológicas que surgen día a día, los empleados cuyo trabajo se realiza a partir del conocimiento, que tienen actividades con entregables puntuales y que trabajan haciendo uso de la tecnología, deberían de poder realizar prácticamente lo mismo desde su casa sin tener contacto humano, lo que resulta en una gran opción para cumplir con el distanciamiento social y así evitar contagios mayores y, sobre todo, para no afectar la economía de muchas empresas.

A pesar de las medidas de prevención que deben de seguir la mayoría de las organizaciones y la experiencia vivida en otros países en días pasados, nunca se está preparado al 100% para una pandemia como la que estamos enfrentando. La implementación del home office que ya probó su efectividad en Asia y que se está aplicando en diversas naciones, incluyendo México, será una forma de obligarnos a conocer en la práctica el funcionamiento y efectividad de esta modalidad y a resolver sobre la marcha cualquier obstáculo.

Las organizaciones y empleados se enfrentarán a diversos retos de coordinación, además de desafíos tecnológicos, considerando que hay probabilidad que los colaboradores no tengan la conectividad de internet ni el equipo necesario para mantener un trabajo virtual efectivo.

Algunas recomendaciones que podemos dar a las empresas son: establecer directrices claras por áreas, seleccionar programas comunes para mantener el flujo de la comunicación y del intercambio de la información, como de videoconferencia, mensajería instantánea, redes corporativas privadas y almacenamiento en la nube. Para que la implementación sea adecuada, las empresas deben optar por dar una breve capacitación, lo que podría resolverse de manera sencilla haciendo un tutorial en video.

Para los colaboradores, mi recomendación sería acondicionar un espacio de trabajo cómodo y seguro, revisar sus conexiones a internet, establecer horarios productivos, metas específicas día con día, fijar prioridades, evitar distracciones y mantener claros los objetivos de su empresa.

Es momento de ser parte de un sector empresarial flexible, previsor y responsable que actúe sin miedo e implemente diversas acciones para cuidar a sus colaboradores. Siempre hay algo que aprender de las crisis, la modalidad home office es una realidad del entorno laboral que está siendo experimentada hoy y cobrará fuerza en el futuro cercano.

Nota del editor: Sergio Porragas es Director de Operaciones (COO) de OCCMundial desde septiembre de 2015 y a partir de entonces ha impulsado el crecimiento anual de más de dos dígitos de la compañía, la apertura de oficinas comerciales en 13 estados del país y la penetración del proceso de reclutamiento en las PyMEs. Las opiniones expresadas en esta columna son exclusivas de su autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Coronavirus_header desktop Home Expansión