Tecnología

El código abierto crece como opción para digitalizarse ante la crisis

El código abierto crece como opción para digitalizarse ante la crisis
Ante la crisis, este formato de software empresarial basado en Linux es una alternativa más ágil y económica para digitalizar procesos empresariales en lugar de usar licencias.

Ante la urgencia de las empresas por digitalizar procesos, habilitar ventas en línea o automatizar y crecer su producción para sortear la crisis, también económica, provocada por COVID-19, el software de código abierto se ve como una alternativa para agilizar los negocios, pues es una alternativa más barata y más ágil comparada con la opción de software bajo licencias cerradas o desarrollos propios.

De acuerdo con el estudio La Adopción de Código Abierto Empresarial 2020, realizado por la tecnológica Red Hat, en los últimos 12 meses la adopción de código abierto creció 77% mientras la preferencia por desarrollar software propio bajó de 55% a 42%, esto en una muestra de 950 firmas globales. Sin embargo, ante la crisis provocada por COVID-19 y la necesidad de los negocios por digitalizarse se espera una mayor adopción del código abierto, sobretodo, para reducir gastos.

“A inicios de año específicamente en Colombia, México, Chile y Brasil dijeron que veían un 85% de incremento en el uso de código abierto en su infraestructura. Vemos al código abierto como una solución para la rapidez con la que se requiere que las empresas se muevan e innoven en medio del COVID-19, se necesita mucha más velocidad para compartir hoy información e incluso para el desarrollo de investigación o de vacunas, vemos que se ha optado por el Open Source”, dijo Sebastián Cao, director general de Red Hat América Latina, en una videoconferencia realizada, durante la edición virtual del evento anual de la firma, Red Hat Summit.

La reducción de costos es una de las razones principales por las que una empresa opta regularmente por el código abierto en lugar de irse por algo propio, el reporte de Red Hat estimó que 30% de las 950 firmas encuestadas se decantaron por esta opción debido al ahorro de costos.

En Reino Unido, el programa ACCORD, diseñado para hacer pruebas en fast track de potenciales tratamiento para tratar el virus del COVID-19 usa tecnología de código abierto para favorecer la cooperación internacional y maximizar esfuerzos.

“El sector de ciencias puede sugerir potenciales tratamientos y moléculas que pueden ser probadas en la plataforma ACCORD. Los datos estarán en open source para incentivar la investigación global y colaboración libremente”, citó el Reino Unido en un comunicado del departamento de salud.

Libre pero con cuidado

Pese a estos beneficios en costos, al usar software abierto se debe también tener en cuenta que cada firma debe ser más responsable de su red, su operación y su ciberseguridad pues aunque el software abierto empresarial cuenta con medidas de seguridad, estándares y políticas delineadas el riesgo de que los sistemas se vulneren en un ambiente abierto es más alto si no se cuenta con monitoreo y controles claros previo a elegir un software.

Sin embargo, Thiago Araki, gerente de especialistas de producto de Red Hat América Latina, advirtió que el riesgo de ciberseguridad ya no es un tema preocupante.

“En el inicio las empresas aún tenía miedo en poner su misión critica en open source peor hoy estamos con banca, con gobierno, con aplicaciones de misión crítica que garantizan estabilidad y valores en el open source”, dijo Araki

“No creemos que haya hoy una condición que no permita el uso de código abierto. No creemos que haya alguna limitante”, agregó Cao.

Ante el ambiente de crisis que se viene los ejecutivos delinearon que algunas industrias tendrán más oportunidad de aprovechar la tecnología de código abierto que otras, en especial, las que requieren elevar su capacidad de servicio, su volumen o a las que les urge moverse a plataformas digitales.

“Las de más oportunidad son telecomunicaciones, servicios financieros, que se suponía que ya estaba digital pero ahora estamos viendo que todavía hay retos y el sector público”,dijo.

Pensando a largo plazo, Araki advirtió que el actual estado de digitalización forzada mostró que no se tenían tantos procesos modernizados como se esperaba y lo ocurrido debe funcionar como un parteaguas para reconfigurar más a prisa en caso de que una contingencia así ocurra de nuevo.

“Si vuelve un evento que nos agarre por sorpresa será vital saber que estamos listos y con la capacidad de reconfigurar a prisa para mantener todo funcionando e implica mucha tecnología , pues es la base que nos mantiene habilitados”, dijo el ejecutivo.