Política

Receta la OCDE rescate tipo Plan Marshall por pandemia

Receta la OCDE rescate tipo Plan Marshall por pandemia

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) considera al coronavirus una crisis sin precedente que exige priorizar la reducción de contagios o muertes, pero desencadenó una crisis económica que será un lastre durante años.

Por ello, propone un esfuerzo internacional coordinado, ya que incluso después de superar lo peor de la crisis sanitaria, sobrevendrá una de empleo y se requiere con urgencia una colaboración mayor a escala internacional, así como acciones inmediatas y coordinadas.

“La pandemia trae consigo la tercera y la mayor crisis económica, financiera y social del siglo XXI tras el 11-S y la crisis financiera mundial de 2008”, expresó el secretario general de la OCDE, José Ángel Gurría, porque, dijo frena la producción, golpea a las cadenas de suministro mundial y simultáneamente contraerá pronunciadamente el consumo y desplomará la confianza.

Un modelo de rescate similar se aplicó en 1947, el denominado Plan Marshall, un programa para la reconstrucción de Europa Occidental después de la Segunda Guerra Mundial y que proveyó de 13 mil millones de dólares para la recuperación económica.

Asimismo, The Wall Street Journal informó que legisladores de EU acordaron un proyecto de ley de estímulos que puede superar los 1.3 trillones de dólares para rescatar empresas y trabajadores para aprobarlo mañana en el Senado con el apoyo del liderazgo del Partido Republicano.

De acuerdo con el rotativo, se libró un obstáculo después de que el gobierno de Trump aprobó expandir el seguro de desempleo, agenda demócrata en el Senado.

Además dio cuenta de que el enlace del Congreso con la Casa Blanca, Eric Ueland, dijo que la administración Trump respaldó la propuesta de desempleo; mientras, muchos detalles del paquete están bajo negociación, como el monto de los pagos en efectivo a los contribuyentes.

De acuerdo con Gurría, “parece que ya hemos superado incluso el escenario más grave que contemplábamos” en las Perspectivas Económicas Provisionales de la OCDE, donde se intentó cuantificar el impacto del Covid-19 en el crecimiento mundial y “parece cada vez más probable” observar descensos secuenciales en el crecimiento económico durante 2020.

Aunque resulta prematuro vaticinar las repercusiones del Covid-19, agregó, en muchos países en desarrollo —sobre todo en África— en el mejor de los casos, si esquivan lo peor de la emergencia, sufrirán económicamente como ocurrió tras la crisis de 2008 y prevé que el PIB mundial será menor a 1.5%.

La OCDE planteó cuatro puntos básicos para cumplir con la cooperación internacional, el primero para garantizar vacunas y tratamientos lo más rápido posible, en segundo lugar proporcionar un colchón financiero inmediato para que las economías amortigüen el impacto negativo.

Lo anterior implica hacer pruebas exhaustivas y apoyo a los trabajadores sanitarios, pero también elaborar planes de empleo a corto plazo, menos requisitos para cobrar los seguros de desempleo, ayudas a los trabajadores autónomos y apoyo a los más vulnerables. Además de aplazar los pagos de impuestos, reducciones o moratorias temporales de IVA, líneas de crédito, medidas especiales para pequeñas y medianas empresas del turismo y los servicios.

“Cuando se haya superado el punto álgido de la crisis, se debería priorizar un programa de inversiones planificado adecuadamente —coordinado entre los países— que se centre sobre todo en la investigación y el desarrollo de las infraestructuras en el sector de la salud”.

La tercera propuesta es un enfoque coordinado para los bancos centrales, de manera que se adopten medidas reguladoras y la cuarta es aportar los medios y elementos necesarios para restablecer la confianza pública.

Y ADEMÁS

AEROLÍNEAS CLAMAN AYUDA AL CONGRESO

Los jefes de las principales aerolíneas estadunidenses pidieron al Congreso de ese país asistencia financiera inmediata para ayudar a los 750 mil profesionales del sector. “El tiempo apremia”, escribieron los directivos de American Airlines, United Airlines, Delta Air Lines y Southwest Airlines, además de UPS y Fedex, en una carta dirigida a los líderes del Senado y la Cámara de Representantes.

“En nombre de las 750 mil trabajadores del transporte aéreo y de las aerolíneas, solicitamos que continúen trabajando sin descanso para adoptar un plan de ayuda que incluya fondos de protección salarial, préstamos y préstamos garantizados, así como alivios fiscales”.