Política

Me gusta la historia, la música y últimamente el mezcal: Astudillo

Me gusta la historia, la música y últimamente el mezcal: Astudillo

Héctor Antonio Astudillo Flores, originario de Chilpancingo, desde joven se fue a Ciudad de México, donde estudió Derecho en la Universidad Nacional Autónoma de México y escaló todos los peldaños de la política.

Te recomendamos: Gobernadores que dieron positivo a covid-19 en México

Su primer empleo lo obtuvo como archivista en la Dirección de Obras Públicas y 20 años después llegó a convertirse en secretario particular del entonces gobernador del estado de Guerrero, José Francisco Ruiz Massieu, asesinado en 1994.

Dos veces fue alcalde de Chilpancingo y en tres ocasiones fue electo diputado local en las legislaturas 54, 56 y 60, además de ser líder estatal del PRI.

La primera vez que compitió por la gubernatura perdió frente al PRD, después se desempeñó como senador de la República y ahora finalmente lidera su estado, Guerrero.

Te recomendamos: Por caso Iguala, "ni perdón ni olvido": Héctor Astudillo Flores

En un recuento de su vida, presume tener dos aficiones muy arraigadas: la historia y la música. Además, presume las bondades del mezcal guerrerense, del que es un ferviente promotor.

Si no se hubiera dedicado a la política, ¿a qué otra cosa se hubiera dedicado, qué le habría gustado ser?

Seguramente sería maestro de Historia. Me gusta mucho leer libros sobre esta rama, en especial la de México. Siendo guerrerense, tengo una gran inclinación por todas las cuestiones relacionadas con la historia del estado, por lo que hablar de mi afición por esta materia es traer a colación a José María Morelos y Pavón, Vicente Guerrero, Juan N. Álvarez e incluso a Cuauhtémoc, por eso creo que eso habría sido.

“Aunque a veces pienso y digo, y he platicado también, que sería cantante, pero como no soy bueno para eso, seguramente no habría sido alguien muy exitoso. Pero cómo me gusta, quizá hubiese cantado en muchos lugares; me encanta la música. En conclusión, tengo dos aficiones muy fuertes, la historia, me encanta la historia, y la música.

¿Qué tipo de música prefiere?

Toda, principalmente la que tiene sensibilidad, y como toda la música tiene sensibilidad, pues... En  una canción tropical bailas, brincas, y si bailas y brincas es porque la música te sensibiliza. Igual que si lloras, cantas o gritas, ya que la música es extraordinariamente sensible al sentimiento humano.

De haber sido cantante, ¿qué género preferiría?

Me gusta mucho la música romántica, soy seguidor de las canciones de Álvaro Carrillo; por supuesto todas las canciones de José José y Juan Gabriel, todo eso porque tiene una enorme sensibilidad.

¿Quién es su referente en la historia de México? ¿Un personaje a seguir?

Por supuesto que José María Morelos y Pavón; alguien me ha dicho: “¿por qué no Vicente Guerrero?” Claro que Vicente Guerrero Saldaña, pero hay que recordar, a final de cuentas, que Guerrero fue un soldado que se formó con el Siervo de la Nación, y Vicente Guerrero le dio cauce a la lucha que éste personaje emprendió.

¿Cuál es su principal afición a los deportes?

Me gusta correr, caminar y trotar, lo hago desde hace muchos años. Creo que empecé a los 18; voy a cumplir 62, estoy hablando de casi 44 años realizando esa actividad. Muy recientemente todavía me animaba hasta que me dio el covid-19; ese virus acabó con mi consistencia física, pero corría cinco o seis kilómetros al día, eso me da mucho estímulo personal porque son retos. Me inscribía en todas las carreras en Acapulco, en las de Valle de Bravo, en CdMx.

¿Algo que lo haya marcado a lo largo de su vida?

Creo que Dios ha sido muy generoso conmigo. Te lo voy a decir en muy pocas palabras: Dios me ha permitido tener adversidades y éxitos, y eso me ha permitido ser un ser humano con los pies sobre la tierra; no me creo un ser extraterrestre, pero también me autovaloro todos los días. Sé de mis limitaciones y sé de mis alcances, no tengo nada en lo particular que tenga que reclamar, pues mi vida ha sido con cosas muy positivas.

En seguida cuenta que tiene un matrimonio muy sólido con Mercedes Calvo, sus dos hijos, Ricardo y Héctor Javier Astudillo Calvo, y sus tres nietos, Hectorito, Javiercito y Ricardito, pero además siempre recuerda a su padre, del que dice que siempre ha sido un referente para él.

¿Qué le gusta más, el café, el tequila o el mezcal?

Hoy el mezcal, es un producto extraordinario; obviamente que tiene alcohol, por lo que hay que tomarlo con moderación, pero creo que el mezcal en los términos de una copa para convivir es una bebida extraordinaria y sus componentes son muy nobles; soy un promotor absoluto 100 por ciento del mezcal y más del guerrerense.

¿De la pandemia qué le diría a los guerrerenses?

Primero, que hay que superar esta etapa tan difícil que nadie la planeó, que nadie programó y que nadie deseó. La única manera de enfrentarlo es unidos, cuidando la salud. El problema de la salud se hizo económico y el problema económico, según las encuestas, ya les preocupa más a las familias que la misma salud. El covid-19 es como un perro rabioso y tenemos que cuidarnos.