Opinión

Un retorno seguro para las plantas industriales

Un retorno seguro para las plantas industriales
Recordando que la seguridad es primero, hay que tomar varios aspectos a consideración en una planta para reducir riesgos en una visión de 360 grados, señala Óscar Pineda.

(Expansión) – En la nueva normalidad todos estamos a un paso del entrar al sano retorno laboral, algunas industrias ya han retomado actividades y poco a poco iremos integrándonos todos, adaptando los protocolos de seguridad e higiene para aprender a convivir con este virus, que seguirá representando un riesgo de contagio por unos meses más.

De aquí la importancia de retomar nuevas costumbres y hacerlas nuestras. Se escucha mucho de cómo los edificios más modernos de oficinas se están preparando con las mejores tecnologías para mantener a salvo a sus empleados, pero la seguridad no sólo se trata de higiene y sana distancia, sobre todo en las plantas de producción, que son el motor y corazón de las compañías.

Recordando que la seguridad es primero, hay que tomar varios aspectos a consideración en una planta para reducir riesgos en una visión de 360 grados:

Ante el COVID-19 se deben integrar medidas como el monitoreo de síntomas al ingreso del personal, visitantes y contratistas, a la planta. Ante cualquier sospecha de un caso positivo es recomendable que la persona entre en cuarentena, no es momento de escatimar en las medidas de profilaxis y por ningún motivo improvisar funciones a colaboradores que no le corresponden o que no tenga experiencia, ya que se puede poner en riesgo el proceso de producción o seguridad en la planta; por lo que es primordial asegurar que el personal clave en su organización forme parte de la etapa de regreso, ya que muchos procesos requieren de operadores cualificados.

Lee más

Muchas empresas están implementando un retorno paulatino a las actividades presenciales de la organización, por lo que se encuentran en una capacidad de hasta el 50% de sus empleados para mantener el distanciamiento apropiado en las operaciones. Sin embargo, antes de su implementación, es recomendable hacer un análisis de gestión del cambio de responsabilidades de quienes están presentes y establecer un plan de acciones para minimizar los riesgos que pueda conllevar, considerando designar un grupo de brigadistas y un plan para recordar los riesgos de la planta y los planes de emergencia.

Otro punto clave a considerar es la cadena de suministro, por lo que se debe establecer una comunicación efectiva que confirme la disponibilidad y capacidad de los proveedores de materias primas para cubrir la demanda, a la vez que se debe estimar la necesidad de los productos en el mercado para evitar que la planta rebase su capacidad de almacenamiento.

OPINIÓN: México y su energía: tan cerca del gobierno y tan lejos del mundo

Al retomar las actividades en un sitio que permaneció sin uso, es necesario realizar una inspección profunda de los elementos que componen el sistema eléctrico para evitar cortos circuitos, incendios o fallas eléctricas que puedan representar la pérdida de máquinas, por lo que no debemos dejar pasar cualquier anomalía como signos de corrosión, suciedad, rotura, falta de aislamiento, entre otras. Se deberá inspeccionar desde luminarias, motores y otro tipo de equipos eléctricos, cableado, subestaciones y también los sistemas contra incendios previo a la entrada en operación.

Las máquinas son el músculo más importante de una planta, por lo que se deben revisar y registrar los parámetros que son recomendados por los fabricantes, por ejemplo, aceite de lubricación, sistema de enfriamiento, guardas y protecciones de seguridad, etc. Haga limpieza y desinfección del equipo y área según sea necesario.

Otro factor de riesgo puede ser el deterioro de las instalaciones de gas, por lo que se deben revisar tuberías, válvulas, reguladores, equipos de consumo, etc, para registrar y reportar cualquier anomalía al departamento de mantenimiento.

En términos generales se debe realizar una revisión exhaustiva a las instalaciones y una limpieza profunda, sin omitir anomalías, sobre todo en temporada de lluvias y huracanes, revise y dé mantenimiento a los sistemas de drenaje sanitario, pluvial y/o de proceso; las bombas de achique, compuertas, válvulas y demás elementos propios de este tipo de sistemas deben estar en óptimo funcionamiento.

OPINIÓN: Lo que México firmó en el T-MEC

Por último, pero no menos importante, se debe confirmar la disponibilidad de la plantilla de guardias de seguridad, además de revisar los sistemas de videovigilancia y control de acceso.Deseando que las plantas tengan un sano retorno laboral, espero que estas consideraciones sean de utilidad para usted y sus empleados, en la reactivación de la economía en México de manera segura, para todos.

Nota del editor: Óscar Pineda es Director Técnico No Vida de MAPFRE. Síguelo en LinkedIn . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión