Opinión

¿Por qué son importantes las empresas en la economía?

¿Por qué son importantes las empresas en la economía?
A diferencia de México y América Latina, en EU la figura del empresario es la de un héroe porque se sabe que los verdaderos arquitectos de la economía, opina Jorge Sánchez Tello.

(Expansión) – México y en general América Latina necesita reconocer y dignificar a la figura de las empresas, hay que darles el lugar central en el escenario económico como creadores de empleos, promotores de la inversión porque arriesgan su capital y su trabajo, pero al final son las que crean las oportunidades laborales y de desarrollo económico, es tiempo de reconocer la labor que hacen y sobre todo hacen falta más empresas para favorecer un mayor crecimiento económico.

La importancia del espíritu empresarial y de los emprendedores como aporte al crecimiento de cualquier país es fundamental, siempre en un marco de absoluta libertad laboral. Los hombres de empresa que hacen de la batalla contra la regulación estatal una carrera, son generadores de competencia, al tiempo que son los motores de la evolución y las mejoras en la calidad de vida de las personas, es decir, los verdaderos héroes. Los ejemplos en todo el mundo son bien conocidos.

Los latinoamericanos han sido convencidos frente a la falacia populista de que el empresario debe siempre "regalar sus ganancias", en tanto se ha promocionado un supuesto carácter inmoral de éstas. Tales utilidades –afirman los populistas- deben ser puestas a la orden del político de turno, mientras que también reclaman la necesidad de una mayor –y a la vez destructiva- regulación del mercado laboral.

El resultado final no sorprende: baja productividad, baja calidad de los productos -pero más caros para el consumidor final-, y una caída abrupta del salario real. Estas son algunas de las consecuencias terribles que se ha tenido durante muchas décadas al satanizar la creación de riqueza y a los empresarios, algo que debe cambiar si realmente decidimos construir países modernos.

Lee más

En el libro “Cuando el hombre creó el mundo”, de Norberg, afirma que lo interesante del caso es que la historia nos muestra que la libertad funciona.Durante los mil años de monarquía absoluta, feudalismo y esclavitud, el ingreso promedio de la humanidad creció en cerca del 50%. Desde 1820, en 180 años el ingreso promedio de la humanidad se ha incrementado en casi 1,000%.

A diferencia de México y América Latina, en Estados Unidos la figura del empresario es la de un héroe porque se sabe que los verdaderos arquitectos de la economía en ese país son los empresarios.

Por ejemplo, el secreto de Rockefeller: Desde muy joven descubrió que el dinero bien utilizado genera capital, y se empeñó en buscar su oportunidad. Disciplina, organización y una férrea energía fueron algunos de los rasgos de quien llegó a ser uno de los hombres más poderosos del mundo, para quien hacer dinero era un talento natural.

¿Por qué en Estados Unidos no se ha satanizado al empresario como en América Latina? Posiblemente Max Weber dio con la respuesta hace tiempo: la filosofía protestante en Estados Unidos ha permitido que el amor al trabajo, honradez, ahorro y un apego permitido a lo material. El trabajo como un fin en sí, como “profesión”, como algo querido, es algo que el “capitalismo exige”, y que no se logra con salarios altos o bajos sino con educación.

OPINIÓN: ¿Rescatar empresas en quiebra?

En México es importante que exista un verdadero cambio de actitud y educativo en el que se reconozca la labor que hacen los empresarios y que realmente necesitamos nuevas generaciones de empresarios para que la economía de México crezca, atrás debe quedar el dogma de que es el gobierno el generador de riqueza cuando son las empresas y los datos ahí demuestran, de cada 100 pesos que se invierten, 86 provienen de la iniciativa privada.

Nota del editor: Jorge Sánchez Tello es director del Programa de Investigación Aplicada de la Fundación de Estudios Financieros (FUNDEF). Síguelo en LinkedIn y en Twitter. Las opiniones de este artículo son responsabilidad única del autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión