Opinión

La clave para la sustentabilidad a largo plazo

La clave para la sustentabilidad a largo plazo
Hoy más que nunca las empresas debemos anclar nuestra estrategia de negocio en un propósito mucho más trascendente que generar utilidades, opina Gabriela Bustamante.

(Expansión) – Propósito es la razón de ser de una organización, por lo tanto, define el impacto que tiene en el mundo, su estrategia de negocio y la forma en la que se relaciona con sus grupos de interés, sobre todo, provee contexto para las decisiones en el día a día. La mayoría de las empresas aspiran a tener uno coherente, que actúe como brújula en la toma de decisiones, especialmente en tiempos difíciles.

No es fácil formularlo de tal forma que atienda, al mismo tiempo, las necesidades de sus clientes, resuelva los problemas sociales y ambientales más apremiantes, resuene entre sus colaboradores y responda a los intereses de sus accionistas. Para llegar a ello se requiere de un ejercicio franco de introspección, de hacerse preguntas difíciles y estar dispuestos a actuar en consecuencia.

En agosto de 2019, Business Roundtable organización sin fines de lucro compuesta por más de 180 CEO, hizo una declaración en la que todos sus miembros se comprometieron a poner su propósito a la altura de los intereses de sus accionistas, así como los del resto de sus grupos de interés. De esta forma se demostró que las compañías que se guían por este, tienen más posibilidades de movilizar a un mayor número de jugadores para alcanzar metas de inclusión social que jamás se alcanzarían en lo individual.

Ser una empresa guiada por propósito es el mejor camino hacia la sustentabilidad, ya que al tomar en cuenta a todos sus grupos de interés por igual se genera crecimiento inclusivo, confianza en las instituciones, estimula el compromiso de sus colaboradores, aumenta la lealtad en sus clientes y por ende genera crecimiento económico inclusivo.

Lee más

La crisis que estamos viviendo a raíz de la pandemia por el COVID-19, nos obliga a hacer un alto en el camino y preguntarnos si nuestro propósito está respondiendo a las necesidades de cambio que el contexto nos impone. Hacer una pausa para reevaluarlo no significa que debamos forzosamente cambiarlo, sino descubrir si verdaderamente resuena al interior de la empresa.

La mejor forma de salir pronto de esta crisis es caminando todos juntos: colaboradores, empresa y sociedad. Resulta ingenuo pensar que solo las organizaciones estamos siendo presas de esta abrupta metamorfosis. Nuestros colaboradores, tanto a nivel personal como profesional, igualmente están pasando por esta coyuntura que invita a la reflexión. En este trance, nuestro papel como compañías es contribuir en su identificación y brindarles herramientas para vivirlo.

Para ser el apoyo que nuestros colaboradores necesitan debemos empezar por atender sus problemas (discriminación, violencia, salud, etc.) y brindarles herramientas de bienestar físico y emocional, ofrecer flexibilidad laboral, asegurar su integridad física en este entorno y ofrecerles las herramientas necesarias para trabajar cómodamente en casa.

Cuando empresas y colaboradores vivimos a la altura de nuestro propósito, los clientes nos perciben como un agente de transformación positiva que genera crecimiento inclusivo. Esta imagen y reputación nos permitirá continuar siendo relevantes en el mercado porque nuestro rol en la sociedad estará claro.

Es una realidad que hoy en día la sociedad hace responsable a una empresa por toda su cadena de negocio. No solo por lo que sucede de puertas hacia dentro, por lo que es cada vez más común que las compañías busquen trabajar con organizaciones diversas, guiadas por su misión, y proveedores que se rijan por los mismos valores.

OPINIÓN: Mejores prácticas, una oportunidad para las empresas ante la crisis

Hoy, las organizaciones estamos llamadas a ser factores de cambio, a ser parte de la solución en este entorno de crisis que todos vivimos. Debemos ir más allá de generar utilidades y privilegiar la permanencia de nuestros colaboradores. Debemos hacer más estrecho el vínculo con ellos y contribuir con su desarrollo profesional y personal para que juntos nos hagamos más fuertes y resilientes.

Nota del editor: Gabriela Bustamante es directora de Propósito e Inclusión en PwC México. Síguela en LinkedIn . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente a la autora.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión