Opinión

Invirtiendo en medio de la pandemia

Invirtiendo en medio de la pandemia
El tema no es sólo cómo sobrevivir a una situación que se percibe temporal, sino lo que puede implicar para el mediano plazo en términos de los impactos económicos, opina Jorge González Gasque.

(Expansión) – Después de que el COVID-19 arribó a México y generó una parálisis de actividades generalizada y una expectativa seria de una inminente crisis de liquidez, por no hablar de los pronósticos económicos de recesión profunda, las inversiones de capital de riesgo se colapsaron.

Así, un buen número de fondos de inversión de capital de riesgo tomaron la postura de no hacer nuevas inversiones hasta que pase el temporal y mantener los recursos disponibles para apoyar a las empresas de sus respectivos portafolios.

Ahora, la pregunta que se presenta es: ¿qué sigue?

Porque el tema no es sólo cómo sobrevivir a una situación que se percibe temporal, sino lo que puede implicar para el mediano plazo en términos de los impactos que tendrá en la economía en general y en determinados sectores en particular. Nuevos hábitos de consumo, mayor desempleo y menor poder adquisitivo; paridad del dólar que beneficiará a exportadores y afectará a muchos; efectos en el crédito y en el pago. En fin, muchas condiciones a qué enfrentarnos, en un entorno que todos sabemos que será de recesión.

Lee más

Pero en el ámbito de las inversiones de capital emprendedor, la apuesta es de largo plazo.

La crisis de 2009 le regaló al mundo algunas de las startups más interesantes en mucho tiempo. La mala economía y el desempleo que había en ese momento fueron caldo de cultivo propicio para que surgiera y creciera Uber y Airbnb. La desconfianza en los bancos originó Venmo y Square. La tecnología, en desarrollo como siempre, nos entregó Dropbox, Slack, Zendesk, Whatsapp e Instagram.

¿Qué startups van a aprovechar este momento?

Yo me imagino que ahora más que nunca las fintechs que ofrecen una experiencia digital, libre de visitas a sucursales deberán crecer por lo menos en el número de cuentas, aunque por ahora su transaccionalidad en comercios sea baja.

Sin salir del terreno fintech, las startups que se dedican a facilitar pagos entre personas podrían ganar tracción en un mundo socialmente distanciado.

La aversión al manejo de efectivo por su posible daño colateral como fuente de contagio del virus quizá haga la magia de que nuestro país deje de hacer el 95% de sus transacciones por esta vía. Así, empresas de pagos electrónicos y pagos con QR verían un incremento de la demanda.

La incomodidad de ir a la tienda de conveniencia para comprar tiempo aire o pagar la luz dará paso a startups enfocadas en pagos de servicios a través de apps.

También las insurtech que revolucionen digitalmente la expedición de pólizas o la atención de siniestros.

OPINIÓN: Emprendedores, el fin está cerca, viene la reinvención

Empresas que están enfocadas en la digitalización de procesos están percibiendo un empujón en la demanda. Aspectos como firma electrónica, recetas electrónicas y soluciones en la nube ganarán tracción.

Antes de la pandemia, ya estábamos viendo a las empresas de e-commerce experimentar un crecimiento acelerado, haciendo de México el número uno en crecimiento en el sector en 2019. Hoy están creciendo incluso más rápido, ya que gente que nunca compraba en línea, ha empezado a hacerlo.

Junto con ellas, las empresas de logística y distribución están viviendo un momento especialmente intenso. Desde las herramientas de gestión hasta la entrega de última milla, todos están experimentando crecimiento.

Estoy seguro de que las empresas de contenidos digitales encontrarán más audiencias. Esto incluye video, podcasts, televisión y hasta texto. La gente está consumiendo contenido como nunca antes.

Por último, creo que las empresas de tecnología educativa, que apoyen revolucionen el aprendizaje más allá de las aulas, también van a despertar mayor interés.

Estoy seguro de que habrá otros sectores que agregar a esta lista.

OPINIÓN: La importancia de la liquidez para reiniciar la actividad productiva

En definitiva, creo que en esta crisis seguirá habiendo muchas y muy buenas oportunidades de invertir en buenas startups y que, pensándolo bien, quizá los fondos de capital de riesgo deberían estar más activos de lo que están.

Nota del editor: Jorge González Gasque es General Partner de G2 Momentum Capital y Director de G2 Consultores. Programador desde los 13 años, consolidó su carrera creando software especializado para empresas. Las opiniones expresadas en esta columna son exclusivas del autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión