Opinión

¿Hasta cuándo estaremos en crisis?

¿Hasta cuándo estaremos en crisis?
Para superar la crisis es necesario que los proyectos en infraestructura se puedan realizar y se debe dar certidumbre a la inversión privada, considera Jorge Sánchez Tello.

(Expansión) – Se confirma el derrumbe histórico de la economía de México; la inversión física, el consumo y las exportaciones cayeron durante el segundo trimestre de forma dramática. La inversión en maquinaria, equipo y construcción reportó una contracción del 29.8%, el consumo privado el -19.4%, la exportación de bienes y servicios el -20.5%, todos estos cambios negativos son respecto al primer trimestre del 2020.

Sin embargo, al revisar los datos y ver la caída teniendo como referencia el segundo trimestre del 2019, la inversión en maquinaria, equipo y construcción -34%, el consumo privado -20.6%, las exportaciones -31.1%.

La pandemia tomó mal parada a la economía mexicana porque en 2019 tuvimos un PIB de -0.3% y para este 2020 se espera un escenario de caída de entre el 9 y el 11%, lo que va a provocar una mayor cantidad de pobres. Además, existe incertidumbre sobre cómo será la recuperación en el 2021 porque en buena medida dependerá si hay una vacuna que sea efectiva y esté a tiempo, además del tiempo que llevará distribuirla o en su defecto que se encuentre un tratamiento para tratar el COVID-19. Así que pronosticar lo que pasará en el 2021 se ve muy complicado.

Para superar la crisis es necesario que los proyectos en infraestructura se puedan realizar y se debe dar certidumbre a la inversión privada. Sólo así se podrá elevar el empleo y el consumo.

Lee más

Además, es necesario evitar que la crisis económica se convierta en una crisis financiera. Afortunadamente el índice de morosidad de la banca se encuentra en 2.1% y sus reservas tienen el 1.6 de lo prestado. El programa de refinanciamiento que han otorgado las instituciones bancarias ha funcionado y seguramente va a continuar, pero se debe evitar que las empresas caigan en moratorias de pago y por esa razón es urgente la reactivación económica.

Se debe entender que ayudar a las empresas es también ayudar a los trabajadores porque se evita que más personas vayan al desempleo y además son el eje central para la recuperación. ¿Qué pasará si muchas empresas quiebran o no pueden pagar sus deudas? ¿Qué pasará si más personas dejan la formalidad y se van a la informalidad a causa del desempleo?

OPINIÓN: 2021 y la peor crisis del último siglo para México

Hay mucha incertidumbre sobre el futuro de México. La dura realidad se está imponiendo a una crisis que si bien está afectando a todo el mundo, cada país va a salir de forma diferente porque unos cuentan con instituciones más fuertes, Estado de derecho, no cambian las reglas de inversión, hay apoyos a las familias y a las empresas, pero sobre todo los países desarrollados saben que las empresas son el eje central para la generación de empleos.

La crisis de salud ni siquiera ha terminado, así que no podemos afirmar que la economía en México ya está lista para salir de la crisis; faltan meses complicados, sobre todo para saber el impacto real.

La crisis se puede prolongar más de lo esperado en el mundo porque una vez que la pandemia disminuya varios gobiernos estatales y locales se encontrarán frente a importantes restricciones financieras por el gran endeudamiento en que han incurrido. En México, la deuda del gobierno está aumentando y puede llegar a un nivel del 70% del PIB, sin tomar en cuenta que si llega un rebrote del COVID-19 tal vez pueda aumentar más.

Y no debemos de olvidar que un riesgo importante para México, además de la pandemia, son las finanzas públicas, porque Pemex y CFE son un tiradero de dinero público. Son empresas que le están costando muchos millones de pesos a los mexicanos.

OPINIÓN: Informe de gobierno. La economía se hunde

Dicen que las crisis son una oportunidad, pero México está dejando pasar la oportunidad de poder reactivar mejor la economía. Si bien se espera que lo peor ha pasado, es urgente activar los proyectos de inversión y darle a la iniciativa privada la certidumbre para atraer más y más inversión al país. De no hacerlo será una crisis más larga de lo esperado.

¿Hasta cuándo estaremos en crisis? Todavía no hay fecha.

Nota del editor: Jorge Sánchez Tello es director del Programa de Investigación Aplicada de la Fundación de Estudios Financieros (FUNDEF). Síguelo en LinkedIn y en Twitter. Las opiniones de este artículo son responsabilidad única del autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión