Opinión

#ElDatoDeLaSemana: Expectativas de crecimiento para México

#ElDatoDeLaSemana: Expectativas de crecimiento para México
Los reportes presentados esta semana son otra muestra de la caída en los pronósticos de crecimiento ante la pandemia de COVID-19, apunta 'México, ¿cómo vamos?'.

(Expansión) – Esta semana se publicaron dos reportes importantes de perspectivas económicas globales: el del Banco Mundial y el de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos).

Ambos recortaron las expectativas de crecimiento para México y para el mundo, tomando en cuenta el efecto que se ha observado y el que aún se espera que la pandemia de COVID-19 tenga sobre la economía global. El Banco Mundial, que había presentado sus últimos pronósticos en enero, considera que la economía global se contraerá (-)5.2% en 2020, mientras que la caída para la economía mexicana será más pronunciada, de (-)7.5%.

Por su parte, la OCDE presentó dos posibles escenarios para el desempeño de la economía en el corto plazo; consideraron que, dada la elevada incertidumbre a nivel mundial, era mejor presentar dos posibilidades.

Lee más

En el primer escenario, el más optimista, la OCDE asume que la pandemia de COVID-19 seguirá replegándose y se controlará cada vez más, por lo que las economías podrán comenzar a recuperar sus actividades económicas poco a poco durante 2020; aun con los inicios de una recuperación en 2020, la OCDE estima una tasa de (-)6% para la economía global en 2020, mientras que para México la caída bajo este escenario sería de (-)7.5%.

Sin embargo, el segundo escenario presentado por la OCDE es más serio, ya que considera la posibilidad de que haya un segundo brote de COVID-19, lo cual inevitablemente llevaría a una reanudación de medidas fuertes de contención y representaría un segundo shock para la economía. Bajo este escenario, la caída de la economía global sería de (-)7.6%, mientras que la economía de México tendría una contracción de (-)8.6%.

Para la OCDE, la probabilidad de evitar un segundo brote de COVID-19 en 2020 depende en gran parte de la implementación de medidas de prueba, seguimiento, rastreo y aislamiento de los casos de coronavirus en cada país, de manera que los contagios se puedan mantener controlados y se evite un resurgimiento del virus.

Los reportes presentados esta semana son otra muestra de la caída en los pronósticos de crecimiento ante la pandemia de COVID-19. En particular, el reporte de la OCDE deja dos mensajes claros y relevantes para México.

En primer lugar, señalan que, aunque se han implementado algunas medidas de apoyo fiscal que van en la dirección correcta (como créditos a empresas formales e informales), se necesita otorgar apoyos de mucho mayor magnitud para enfrentar la severidad de la crisis y mitigar el efecto sobre los ingresos de las poblaciones más vulnerables, en particular de los trabajadores informales.

OPINIÓN: ¿Cuál será la “nueva normalidad” para el empleo en México?

Por otra parte, la OCDE deja en claro que se necesita implementar una estrategia comprensiva de pruebas, rastreo y aislamiento para poder reactivar la economía sin un segundo brote de COVID-19, aunque enfatizan que aun con esas medidas no se puede eliminar del todo la posibilidad.

Considerando que México es de los países con menor número de pruebas aplicadas por habitante y que las medidas de apoyo fiscal suman menos del 0.5% del PIB, ambas recomendaciones son valiosas.

Nota del editor: México, ¿como vamos? registra a detalle el crecimiento económico del país. Síguelos en Twitter , Facebook e Instagram . Las opiniones expresadas en esta columna corresponden exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión