Opinión

El entretenimiento: ¿Mina de oro o de problemas?

El entretenimiento: ¿Mina de oro o de problemas?

Nota del editor: Dionisio Castillo es CEO de Intelisis, empresa mexicana enfocada en tecnologías de información a nivel nacional, con presencia en ocho países de Latinoamérica, Intelisis provee soluciones empresariales de alto valor en diversos sectores y desde 2008 forma parte de Grupo Aspel con quien consolida información financiera en INBURSA de Grupo Carso. Las opiniones en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

- Hace unos días, para poner , lo que en términos llanos denominó “huachicoleo de cuello blanco”, ante la necesidad evidente de incrementar los ingresos fiscales del país por la tributación a las empresas. Las causas pueden aplaudirse, justificarse o cuestionarse, pero como idea es una buena intensión.

Esta noticia me hizo preguntarme cómo una decisión tan determinante enfrenta a empresas e industrias completas a cuestionamientos y variables que de pronto pasan de largo en el día a día, las cuales pueden significar un problema que se pudo evitar o prever.

AMLO firma decreto para terminar con las condonaciones fiscales
Hacer un análisis de todas las áreas de oportunidad o cambios a tener en cuenta sería una tesis interminable, sin acuerdos y sin personalización. Sin embargo, quise ejemplificar algunas variantes en uno de los sectores que parece el más noble y optimista de la economía por su buen crecimiento y rentabilidad: La industria del entretenimiento.

Durante el primer mes de 2019, los ingresos generados por la prestación de servicios relacionados con el esparcimiento y entretenimiento registraron el crecimiento económico más importante del sector. Sus ingresos aumentaron 18.5% a tasa anual (INEGI) gracias al crecimiento de equipos deportivos profesionales y a los promotores privados de actividades artísticas, culturales y deportivas, así como a la actividad de parques de diversiones, zoológicos y jardines, entre otros.

Hablamos de una verdadera mina de oro. Entonces, ¿Qué debemos ver? Aquí cuatro claves:

Asistencia legal: En América Latina es común que se desconozcan los beneficios que aportaría un servicio legal experto ante decisiones importantes. Una inversión regular en ello evitará, que si se requiere, sean un gasto impagable.

¿Extremista? Mientras escribía detecté que hay estimados de gastos de diversos segmentos de las empresas mexicanas (publicidad, comercio electrónico, etcétera), pero nadie dice cuánto gasta en asesoría legal, aun cuando es el seguro de gastos médicos de nuestras empresas.

Apoyo fiscal: Ya que hablábamos de temas hacendarios, según la Asociación de Permisionarios, Operadores y Proveedores de la Industria del Entretenimiento y Juego de Apuesta en México (AIEJA) uno de los principales problemas de los casinos en el país son sus irregularidades fiscales. Se estima que más del 15% de estos establecimientos operan con suspensiones provisionales o definitivas.

Las razones de lo anterior pueden ser infinitas, pero en términos técnicos, más allá de un factor humano, ¿cómo contrarrestarlo? Debemos sumar softwares que tengan al día el negocio en actualizaciones y normatividades fiscales para procurar un orden en nuestros procesos financieros. Estas soluciones son el aderezo de los buenos negocios.

Actualización tecnológica: Hablando de tecnología, optimizar tus flujos de trabajo y establecer procesos, permite una correcta gestión de recursos, en tiempo real, flexible y personalizable.

Decidir en qué tecnologías invertir puede ser una decisión difícil, pero a la vez nos hará responsables del crecimiento e innovación de la empresa. Ir de la mano de expertos mantendrá al sector de servicios y entretenimiento en tendencia.

Entendimiento generacional: la industria del entretenimiento se transformó con la expansión de la tecnología digital. La forma en que se consume y comercializa es tan diferente como la vida de nuestras empresas hace cinco años. Adicionalmente, los consumidores buscan nuevas experiencias, más allá que inversiones extraordinarias. Esta es la tabla que nos hará salir bien librados ante lo que está por venir.

Estos cuatro puntos son algunos de los muchos que podríamos sumar, aunque las aristas serían interminables. La industria del entretenimiento es solo una de las muchas que deben enfrentar la transformación del país y del mundo. Trabajemos para que la miel siga sobre la hojuela y la mina de oro no se convierta en una fuente de problemas.