Opinión

Beneficios que se generan al integrar a más mujeres al entorno laboral

Beneficios que se generan al integrar a más mujeres al entorno laboral
Una empresa con mayor inclusión de mujeres en todas las áreas del negocio permite una mejor retención de talento, opina Liz Magdaleno.

(Expansión) – En temas de diversidad está claro que el talento no tiene género, sin embargo, en Latinoamérica el tema de liderazgo femenino aún tiene un largo camino que recorrer para posicionarse como tendencia, debido a factores sociales y culturales que permean las industrias.

Actualmente, en México existen mujeres que durante toda su vida han luchado para poder alcanzar puestos o rangos que anteriormente se reservaban para hombres. Tan solo un 28% de las empresas mexicanas cuenta con una mujer en un cargo directivo y en Latinoamérica esta cifra puede bajar al 10%, según estudios recientes de Deloitte y “Woman Matter” de Mckinsey & Company, sobre las mujeres en el ámbito laboral.

La realidad es que una empresa con mayor inclusión de mujeres en todas las áreas del negocio permite una mejor retención de talento, políticas más homogéneas que favorecen a todos los empleados y apoya en gran medida a la diversidad en las empresas, con talento que de otra forma no se podría integrar por discriminación sexual, racial y de género.

Por la misma razón muchas mujeres han decidido emprender. Casi el 59% de las mujeres que no ven una posibilidad de tener puestos directivos en una compañía deja su trabajo, en busca de nuevas oportunidades.

¿Y cómo se podría mejorar este fenómeno en México y Latinoamérica? En países europeos se han identificado algunas políticas que permiten avanzar en liderazgo femenino:

- Definición de cuota mínima de mujeres en empresas y consejos directivos.- Revisión de salarios base para puestos sin importar género.- Políticas de maternidad y paternidad.

De igual forma, gran parte de los beneficios que se generan al integrar a más mujeres al entorno laboral tiene que ver con competencias profesionales que se han identificado y que se desarrollan en los equipos de trabajo, mejorando la productividad y competitividad en cualquier sector.

Hablando de retail, por ejemplo, en mi experiencia se pueden enlistar competencias generales de mujeres que han aportado positivamente a la industria con la capacidad de tomar decisiones en momentos de crisis, realizar multitareas, ser eficaces en integrar equipos de trabajo, fomentar trabajos colaborativos e inclusivos, tener una visión estratégica y tener competencia de adaptabilidad a cambios.

Los resultados de los estudios antes mencionados nos muestran que las empresas que han implementado una cultura laboral de liderazgo femenino están comenzando a superar algunos competidores, obtienen un mejor rendimiento de sus equipos y un mayor alcance en la atracción de talento.

Nota al editor: Liz Magdaleno es la Directora de Marketing de IB Grou. Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente a la autora.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión