Opinión

2020: Uno año más de miopía en la energía

2020: Uno año más de miopía en la energía
La administración no ve más allá de sus propias narices y está por cometer la peor traición generacional al poner en riesgo grave la seguridad energética de niños y jóvenes, dice Miriam Grunstein.

(Expansión) - A lo largo de su vida, mi padre solía repetir un dicho en inglés “Hindsight is always 20­­/20”, que más o menos se traduce como ”quien mira hacia atrás siempre tendrá una visión de 20­/20", es decir, perfecta. Ahora, que la reforma energética y su implementación parecen estar guardadas en el baúl de los recuerdos, es muy fácil ver sus carencias y/o errores. Desde el presente, los yerros cometidos ayer se identifican como con lupa. Vistos con el espejo retrovisor, es fácil señalar los traspiés de quienes intentaron, tal vez, el cambio de modelo económico e industrial más trascendente para México.

Los lentes de nuestro presidente miran así: Con reproche de los supuestos atropellos de sus antecesores “neoliberales” y con apego a un modelo anquilosado, que no tiene futuro. Pero lo más extraño de la percepción de esta administración es que al mirar hacia atrás, no tienen (como decía mi padre) visión de 20/20 sino una miopía garrafal. No ven más allá de sus propias narices y están a punto de cometer la peor traición generacional al poner en riesgo grave la seguridad energética de los niños, los jóvenes y de los que no han nacido.

Le generación de mis padres y también la mía disfrutamos de la bonanza petrolera. Fuimos de una camada de mexicanos mantenida por los ingresos petroleros y apenas hoy sentimos los embates de los trastornos del cambio climático. En 2019, la persona del año de la revista Time fue Greta Thunberg , la estridente joven sueca a la que no todos quisiéramos en nuestra cena navideña, pero que sin duda ha trastocado consciencias cuando hablamos de la reivindicación de los derechos de las nuevas generaciones a mundo social y ambientalmente sostenible. ¿Qué tan ciego y sordo tiene que ser este gobierno para no percibir los gestos y los gritos de Greta? Porque nos guste o no su estilo, vaya que se hace ver y escuchar. Ella, como pocas activistas, es conspicua.

Sin embargo, México, de la mano de un consejo de ancianos (algunos de cuerpo, otros de alma) sigue con la mirada fija en monopolios decrépitos que ofrecen una canasta energética podrida. Ni las fuentes de energía, ni sus empresas estatales, podrán satisfacer el consumo de los que nazcan de hoy en adelante. Y, como Greta, son generaciones empoderadas y demandantes, cuando se trata de sus derechos y necesidades. Cada vez precisarán más energía y no callarán si se las negamos. Por espeluznante que suene para algunos, todos los jóvenes de cierta camada socioeconómica, presentes y futuros, son Greta Thunberg.

Pero tal vez lo más trágico no sea el impacto de una industria vieja y contaminante, que parece que está aquí para quedarse, hasta morir, sobre las generaciones de niños y jóvenes como la señorita Thunberg. Es descorazonador lo poco que pueden hacer los monopolios de estados por los menores que ni micrófono tienen. ¿Quién verá por ellos? ¿El estado con una nariz tan larga que no ve más allá de ella? ¿Las empresas privadas cuya agenda no es la justicia social sino el lucro? Esas generaciones ya nacidas o que vendrán en 2020 o después no tendrán ni voz no voto en la elección del diseño de una industria energética acorde con un desarrollo, salud y medio ambiente, ya no se diga plenos, sino aceptables. Tampoco serán las personas del año en revista alguna. Porque tanto en el pasado como en el presente han sido invisibles. Y con la poca visión de industria que tiene este gobierno, en 2020, y en el futuro, sus necesidades y derechos seguirán desapercibidos.

Nota del editor: Miriam Grunstein es profesora e investigadora de la Universidad ORT México y es académica asociada al Centro México de Rice University. También ha sido profesora externa del Centro de Investigación y Docencia Económicas y coordinadora del programa de Capacitación al Gobierno Federal en materia de Hidrocarburos que imparte la Universidad de Texas en Austin. Hoy es socia fundadora de Brilliant Energy Consulting y dirige el blog Energeeks.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión