Mundo

"No quieren que sus inventos salgan, porque sí curan", dicen sobre mexicano acusado de espionaje

El Espinal, Oax.— En esta pequeña población del Istmo de Tehuantepec, de apenas 8 mil habitantes, nadie termina de creer que uno de sus ciudadanos más ilustres, de fama internacional, sea un espía al servicio de Rusia. Todos defienden al científico Héctor Alejandro Cabrera Fuentes, desde los taxistas hasta funcionarios del ayuntamiento con los que llevaba algunos proyectos.

La noticia de su arresto por parte del gobierno estadounidense en Miami, que lo acusa de espiar a un funcionario del gobierno de EU en Miami, Florida, cayó a los habitantes como agua helada la noche del martes, cuando los pormenores en los medios inundaron los celulares y las redes.

Aunque no radica aquí desde hace años, sino en Singapur, los taxistas lo conocen y saben dónde está la casa familiar. Lo consideran un destacado y respetado “espinaleño” que no olvida sus raíces zapotecas, así que lo defienden e insisten en que “todo es una persecución de algunas farmacéuticas” que ven con malos ojos sus revolucionarios avances científicos para sanar la diabetes y prevenir muertes por infarto.

“Es una buena persona. Ha ayudado mucho a los jóvenes y al pueblo. Aquí es muy querido. Es una persecución de algunas empresas que no quieren que sus inventos salgan, porque éstos curan a la primera”, opina un taxista que pide no mencionar su nombre.

Casi nadie quiere opinar sobre el caso. Algunos funcionarios consideran que es un tema delicado y no quieren perjudicar al científico oaxaqueño con algún comentario inapropiado.

En lo que todos coinciden es en el gran apoyo que ha brindado a El Espinal con sus conocimientos y la asesoría en la construcción del Centro de Investigación Multidisciplinaria, como parte de los proyectos alrededor del Corredor Interoceánico que impulsa el gobierno federal.

“No me pidan dinero, porque no tengo. No porque soy científico soy rico, yo lo que les puedo dar son investigaciones y mis conocimientos”, es lo que recuerda oírle decir uno de sus compadres. Un ejemplo de la incredulidad que reina en El Espinal es la que muestra Hazael Matus Toledo, el presidente municipal, quien solicitó al mandatario Andrés Manuel López Obrador y al titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, que en el marco de sus responsabilidades brinde asistencia consular al científico, considerado “un hijo predilecto de El Espinal”.

En un documento presentado este miércoles en la sede de la Cancillería, el edil también exigió a las autoridades estadounidenses “el respeto irrestricto a las garantías individuales y derechos humanos” del doctor en biología humana.

Sobre la acusación del gobierno de EU de que Cabrera Fuentes era un espía al servicio de Rusia, el munícipe es tajante: “Es una acusación infundada”, asegura y afirma que es “una persecución científica”.

“El doctor es una persona que ha demostrado una gran capacidad de trabajo, honrado y de gran espíritu de servicio, así como un alto compromiso con los jóvenes y la ciencia”, explicó en su misiva a López Obrador y a Ebrard.

No sólo eso: a nombre del gobierno municipal de El Espinal y de la comunidad espinaleña, el presidente municipal expresó su plena solidaridad y respaldo moral al científico oaxaqueño.

La finalidad del documento presentado, dice, es pedir que se le garantice ayuda al científico y su familia, para que pueda “limpiar su nombre”, puesto que se le considera “amigo y aliado”.

En entrevista con EL UNIVERSAL el edil Matus Toledo lo sostiene: la detención del científico podría tratarse de una confusión o una “persecución científica”, por los aportes que ha hecho a la ciencia.

“Toda la comunidad médica de la entidad oaxaqueña y del país está consternada. En lo personal veo muy sospechosa la detención de nuestro paisano.

“Una detención que muestra la molestia de un país poderoso que no permite investigaciones científicas que lastimen los intereses de los grandes corporativos como las que ha hecho el especialista en biología humana. El doctor Cabrera Fuentes ha hecho grandes aportaciones a la ciencia”, insiste el edil.

Cabrera Fuentes es reconocido por desarrollar una técnica para asistir a las personas víctimas de un infarto y elaborar una pomada para atender quemaduras o lesiones de personas diabéticas. .

“Estamos consternados, pero esperamos que se trate de una confusión y no de un acto de persecución científica, como han sido víctimas de grandes intereses económicos otros investigadores del mundo”, concluye .