Mundo

Líderes empresariales exigen a Trump mantener el DACA

Líderes empresariales exigen a Trump mantener el DACA

Washington. Un grupo de más de un centenar de los líderes empresariales más importantes de Estados Unidos mostraron de nuevo su apoyo a la regularización de la situación de los casi 650 mil jóvenes indocumentados que actualmente están amparados de la deportación (más del 80% de origen mexicano), enviando una carta al presidente Donald Trump para que se desista de su intento incansable de fulminar el programa DACA que los protege de la expulsión del país.

La petición a la Casa Blanca llegó semanas después de que el Tribunal Supremo frenara el intento de Trump de aniquilar DACA, algo que no sirvió para que el presidente de Estados Unidos se diera por vencido y advirtiera que, en un breve plazo, iba a volver a presentar un decreto para hacer trizas el programa.

“Como grandes empleadores y organizadores de empleadores de Estados Unidos, lo instamos encarecidamente a que deje el programa DACA como está”, exigieron los miembros de la Coalición para el Sueño Americano, una asociación integrada por grandes firmas de todos los sectores como Apple, General Motors, Microsoft, Amazon, Google, Hilton o la Cámara de Comercio de Estados Unidos que tienen como objetivo abordar el tema “urgente” de los ‘dreamers’, y en concreto busca la aprobación de una ley bipartidista que dé a los ‘soñadores’ una solución permanente a su situación.

“Los recipientes de DACA han sido miembros cruciales de nuestra fuerza de trabajo, industrias y comunidades desde hace años”, reflexionan en su misiva, enviada durante el fin de semana, recordando además el gran apoyo bipartidista en las encuestas a los ‘dreamers’. El último sondeo de Pew Research, de hace un par de semanas, apuntaba que 74% de estadounidenses darían estatus legal a los ‘soñadores’.

Los líderes empresariales abordan diferentes aspectos para tratar de convencer a Trump. No sólo apuntan al factor económico, recordando que en plena crisis no sería lo más adecuado “perturbar” la recuperación con una acción punitiva contra centenares de miles de jóvenes, sino que también apelan a su arraigo en la comunidad estadounidense y el trabajo que hacen por el bien de Estados Unidos.

“Son cruciales”, aseguran, señalando específicamente a las “decenas de miles de recipientes de DACA trabajando en la primera línea como doctores e enfermeros y en otras industrias clave para la lucha contra el Covid-19”.

“Le pedimos que deje DACA como está y se frene de tomar acciones administrativas adicionales que puedan impactar negativamente el programa DACA”, concluyen.
No es la primera vez que la Coalición se posiciona en favor de los ‘dreamers’, a quienes defienden porque  “crecieron en EU, son parte de nuestra sociedad y contribuyen a nuestra economía”, según reza en su página web. “Sin una acción del Congreso, estos estadounidenses (sic) perderán pronto su capacidad de estar y trabajar en este país, y estarán sujetos a una deportación inmediata”, recuerda.

Durante el proceso de pelea judicial para evitar que Trump fulminara DACA, la Coalición envió varias cartas a la Casa Blanca instando a que se frenara en su intento unilateral de desgarrar y poner en el limbo la vida de tantos jóvenes indocumentados; e incluso se presentaron como parte activa en la argumentación ante el Supremo, presentando una declaración en favor de los ‘dreamers’.

En la última intervención pública de Trump sobre DACA, en una entrevista el pasado viernes a la cadena Telemundo, el presidente de Estados Unidos pareció no tener claro todavía qué hacer con los ‘dreamers’, emitiendo declaraciones contradictorias e incluso sin sentido jurídico o legislativo. En un momento aseguró que “DACA está bien” para, en pocos minutos, decir que iba a tener que “sacarlo”; justificando que era la única acción posible porque formaría parte de una “gran ley” que incluiría camino a la ciudadanía para los ‘soñadores’, algo imposible de hacer mediante orden ejecutiva porque necesitaría de aprobación del Congreso.

Un embrollo que la Casa Blanca tuvo que salir a matizar rápidamente a través de un comunicado de sus portavoces, en el que se establecía el compromiso de la administración con un sistema migratorio basado en “mérito”, algo que estaría en la orden ejecutiva en la que estaría trabajando la administración y que, aparentemente, no incluiría nada sobre DACA.