Mundo

En fuga de Carlos Ghosn, ligado ex miembro de fuerzas especiales de EU

En fuga de Carlos Ghosn, ligado ex miembro de fuerzas especiales de EU

El gobierno de Estados Unidos detuvo a dos hombres que presuntamente ayudaron al ex jefe de Nissan, Carlos Ghosn, a huir de Japón en diciembre escondido en un estuche similar a un contenedor de instrumentos musicales.

El ex miembro de las fuerzas especiales estadunidenses Michael Taylor (59), y su hijo Peter Taylor (27), ambos con orden de captura en Japón, comparecerán por videoconferencia a las 19:30 horas GMT ante un juez federal del estado de Massachusetts, según documentos judiciales.

Taylor padre, quien trabajaba como contratista de guardia privada de seguridad, y su hijo presentan "un gran riesgo de fuga", por lo cual permanecerán detenidos a la espera de una solicitud de extradición formal de Japón, estimaron los fiscales en documentos judiciales de la corte distrital en Massachusetts.

Te recomendamos: Trump dejará de tomar "en un día o dos" hidroxicloroquina
"Peter Taylor presenta un riesgo excepcionalmente alto de fuga y eso sólo demanda su detención", se escribió.

Padre e hijo fueron arrestados este miércoles temprano en Harvard, Massachusetts, confirmó a la agencia AFP un funcionario del Departamento de Justicia.

Peter Taylor se preparaba para partir hacia Líbano, donde se refugió el ex jefe de la alianza Renault-Nissan. De acuerdo con los investigadores, Taylor hizo varios viajes a Japón entre julio y diciembre, y "se encontró con Ghosn al menos siete veces".

Estados Unidos y Japón tienen un tratado de extradición, pero Líbano no tiene ningún acuerdo de ese tipo con el país asiático, que aún no emitió una solicitud para ello, pero dispone de 45 días para hacerlo.

Los dos hombres, así como el libanés George-Antoine Zayek, están acusados por Japón de haber ayudado al magnate a escapar de la justicia nipona durante una huida espectacular la noche del 29 de diciembre.

El abogado defensor de los Taylor, Paul Kelly, declaró que el caso "no era tan sencillo como parece", y que había "otros" procedimientos judiciales en un país que no era ni Japón o Estados Unidos. No dio más detalles.

Se espera una audiencia de fianza para los próximos días o semanas. "El statu quo por ahora será la detención" de ambos, sostuvo el juez Donald Cabell.

Entre denuncias de malversación financiera, Ghosn había sido puesto en libertad bajo fianza.

De acuerdo con el tribunal estadunidense, los tres hombres se hicieron pasar por músicos y escondieron a Ghosn en un gran estuche negro, similar a un contenedor de instrumentos, que luego trasladaron en un avión privado. El control de equipaje no era obligatorio en ese momento para ese tipo de aeronave.

Ghosn, quien dirigió a Nissan durante casi dos décadas antes de su arresto en 2018, estaba en libertad bajo fianza a la espera de un juicio por presuntos delitos financieros cuando escapó de Japón.

Los estuches que Taylor y Zayek supuestamente usaron para trasladar discretamente a Ghosn en su escape estilo "Houdini" fueron ingresados en la habitación 4609 del hotel.

"No hay imágenes de Ghosn saliendo de la habitación 4609", dicen los alegatos de la corte, presentando como evidencia imágenes de cámaras de seguridad.
"Ghosn estaba escondido en una de las dos grandes cajas negras que transportaban Michael Taylor y Zayek", se indicó.

Los dos hombres abordaron un jet privado con sus bultos y partieron hacia Turquía más tarde esa noche, según los documentos de la corte.

"Dos días después, el 31 de diciembre de 2019, Ghosn hizo un anuncio público de que estaba en el Líbano", agregaron los fiscales.

Las autoridades japonesas señalaron a principios de este año que no hay pruebas de que Ghosn hubiera abandonado el país.

"La conspiración para sacar a Ghosn de Japón fue uno de los actos de escape más descarados y bien orquestados de la historia reciente, que involucró una vertiginosa cantidad de reuniones en hoteles, viajes en tren bala, personajes falsos y el alquiler de un avión privado", resaltaron los fiscales.

En febrero, Nissan presentó una demanda civil para reclamar unos 10 mil millones de yenes (90 millones de dólares) de Ghosn por lo que llamó "años de mala conducta y actividad fraudulenta".

tm