Mundo

Coronavirus. En Bali hay paz: así vive mexicana crisis por Covid-19

Coronavirus. En Bali hay paz: así vive mexicana crisis por Covid-19

Karla Portugal vive en la isla de Bali, desde donde narra cómo las personas pasan los días con tranquilidad y paz, mientras pasa la emergencia por la pandemia del coronavirus Covid-19.

Ésta es su historia:

Malasia, Singapur, Tailandia, India, Vietnam, Filipinas… Todos han cerrado sus fronteras en sólo una semana. La cercanía con China no había sido un problema pese a que el brote de coronavirus estalló justamente en los festejos del Año Nuevo Lunar, el 25 de enero.

Así vive Karla Portugal la pandemia del coronavirus. (Especial)

El momento decisivo para la toma de estas decisiones fue el anuncio de Trump sobre la cancelación de vuelos a Europa. Cientos de personas quedarán varadas en diferentes países ante los cierres de fronteras y las cuarentena impuestas por los países.

En Bali, la comunidad de nómadas digitales, una de las mayores del mundo, ha tenido que elegir en la última semana entre volver a su país o quedarse aquí. Una gran mayoría se ha quedado pese a que el sistema de salud no sería el mejor si hubiera una escalada mayor de casos.

¿Por qué? ¿Qué nos hace preferir quedarnos aquí?

Todo parece indicar que el mundo entero entrará en cuarentena al menos durante los próximos 30 días. Estar en Bali podría ser igual que estar en México o en Estados Unidos, pues la cuarentena implica no salir del hogar, pero no es así. En Bali hay paz. La gente no se arrebata las cosas, no se pelea por papel de baño (porque de hecho casi no se utiliza), tampoco se percibe miedo por escasez de comida. Los balineses siguen sonriendo, trabajando y haciendo sus ofrendas diarias para que todo se mantenga en equilibrio.

Este lunes han suspendido clases, el trabajo en oficinas de gobierno y es posible que en los próximos días cierre sus fronteras. Tal vez no habrá fiesta, tal vez algunos lugares cierren, tal vez se cancelen las celebraciones por el año nuevo balinés la próxima semana, pero contemplar los campos de arroz al amanecer lo cura todo.

jlmr