Deportes

Diablos Rojos aprovecha la localía en la serie ante los Tigres

Diablos Rojos aprovecha la localía en la serie ante los Tigres

Los Diablos Rojos hicieron valer su localía en el segundo de la serie ante los Tigres y la pusieron 2-0 en su favor, en juego de volteretas, polémica, expulsiones y un Alfredo Harp Helú que revivió la rivalidad de antaño.

El tradicional "Vamos Diablos" retumbó con fuerza, especialmente cuando los escarlata estuvieron en desventaja; aunque esta vez, cerca del 30% del sonido ambiente provenía del estridente rugido de los felinos, que no se detuvo, aun después del 8-15 definitivo.

La primera entrada se fue en blanco, con Octavio Acosta y Henderson Álvarez como pitchers abridores. En la segunda baja, Emanuel Ávila timbró, luego un error de la defensa felina, producto del madero de Kevin Medrano.

Un cuadrangular de dos carreras cortesía de Reynaldo Rodríguez en la tercera alta inauguró el peor inning del encuentro, para la causa diabólica. Dos rayitas más y la pizarra decía 4-1, para los visitantes.

Pero ni siquiera en el infierno el sufrimiento es eterno. Un rally de ocho carreras en la parte baja del cuarto rollo hizo explotar la artillería del México. Ahí, Japhet Amador repitió la dosis del Juego 1, con un cuadrangular de doble timbre.

Fue en esa misma entrada que la desesperación invadió el dugout de los de bengala. Adán Muñoz, el manager, se fue expulsado tras un fuerte reproche al umpire, que hizo hervir las calderas del averno, con una impresionante rechifla. Algunos lanzamientos después, le siguió Henderson Álvarez, también por un reclamo.

A partir de entonces, la noche fue un trámite para los dirigidos por Víctor 'Flamingo' Bojórquez, que volvieron a dejar claro el poderío de su ofensiva.

Los lanzadores que abrieron el compromiso fueron el ganador y el perdedor, respectivamente.

Con este resultado, la novena endemoniada está a dos triunfos de pisar la final de la Zona Sur, en busca de la Serie del Rey. Con tres juegos (si es necesario) a disputarse en Quintana Roo, los Tigres buscarán revertir la situación y repetir lo que se vio en la exguerra civil de 2018, cuando eliminaron a sus archirrivales.