Cultura

Subastan Mural efímero de José Luis Cuevas

Subastan Mural efímero de José Luis Cuevas

Valuado en alrededor de 2 millones de pesos, saldrá a subasta un fragmento del Mural efímero que José Luis Cuevas diseñó en 1967 en la Zona Rosa, obra que luego destruyó como una crítica a los creadores que querían la trascendencia eterna, como David Alfaro Siqueiros, quien aseguraba usar materiales imperecederos en sus pinturas. 

Te recomendamos: Murió Antonio González Orozco, muralista mexicano, a los 87 años

Un pedazo del mural que sobrevivió a la destrucción, y que consiste en su autorretrato y un jugador de futbol, será rematado el 18 de junio por Morton Subastas. La obra se pone a la venta luego de haber estado en el Museo Reina Sofía, en Madrid, y en la casa de un coleccionista anónimo de Ciudad de México, indica Sofía Duarte, gerente del Departamento de Arte Moderno y Contemporáneo de la empresa.

“José Luis Cuevas, en un acto de modestia frente a la soberbia de Siqueiros, hizo el Mural efímero con el que buscaba llamar la atención, obtener fama y, al mismo tiempo, aproximarse al arte pop. La obra constituyó una histórica burla a los afanes de permanencia del arte institucionalizado y se convirtió en un referente de la voz de la Generación de la Ruptura”, dice Constanza Infante, valuadora. 

TODO UN HAPPENING

En entrevista con M2, ambas especialistas hablan de la historia del Mural efímero que Cuevas proyectó en una azotea de un inmueble de la Zona Rosa, ubicado en la esquina de Génova y Londres, en Ciudad de México, donde se expuso durante un mes. 

“Se presentó ante los medios de información en una rueda de prensa que se volvió un happening, en el que había porristas a go-gó con playeras de futbol que dejaban ver un autorretrato del pintor. Fue exactamente la tarde del 8 de junio de 1967 en que se develó esta obra que paralizó a la capital”, detalla Sofía Duarte. 

Te recomendamos: A la venta, 26 obras inéditas de José Luis Cuevas

En palabra de la valuadora, “el Mural efímero simbolizó la transformación del México rural, embebido en la mitología de la Revolución Mexicana, en un país urbano y cosmopolita donde sus artistas podían transitar tanto en un ambiente bohemio, como en la publicidad y el espectáculo”.

DE TIMES SQUARE A ZONA ROSA

Infante refiere que la idea original era montarlo en Times Square, en Nueva York. Todo surgió una noche en que José Luis Cuevas, tras una exposición, triunfó en aquella capital del arte. Sin poder dormir, encendió la televisión donde se encontró con la película Born Yesterday, en la que actuaba Judy Holiday, quien interpretaba a una secretaria que, en su afán de hacerse famosa, había pagado con sus ahorros un espectacular donde aparecía su fotografía.

Te recomendamos: Venderán productos de José Luis Cuevas como marca registrada

Cuevas retomó la idea y quiso colocar un de sus obras en Times Square, pero todos los espacios estaban comprometidos, así que decidió hacerlo en la Zona Rosa.