Cultura

Polémica en Brasil por intento de censura a libros LGBT y de contenido sexual

Polémica en Brasil por intento de censura a libros LGBT y de contenido sexual

En medio de la polémica por el intento de censurar el cómic "Avengers. La cruzada por los niños" surgieron comentarios sobre la difusión de un título llamado "As gemeas marotas" ("Los gemelos traviesos", en español), firmado por Brick Duna, en el cual se mostraban imágenes sexuales explícitas.

Las imágenes de esta publicación, que no se vendió en la Bienal del Libro de Río, se utilizan para justificar una supuesta necesidad de censura de títulos considerados inapropiados por el alcalde de Río de Janeiro, el expastor evangélico Marcelo Crivella,

La Corte Suprema brasileña frustró el domingo la intención del alcalde de fiscalizar y retirar de circulación libros con contenido sexual “inapropiado” y  con temática LGTBI de la Bienal, uno de los principales eventos literarios de Brasil.

En lo concerniente al cómic, el jueves Crivella había ordenado a los organizadores de la Bienal que retiraran de circulación un libro de cómics de la editorial Marvel que contiene un beso entre dos hombres para “proteger” a los menores de “contenido sexual”. Pero apenas horas después, y tras la negativa de los organizadores, el libro se agotó.

En el marco de la clausura de la Bienal del Libro de Río escritores y editores participantes protestaron contra la decisión de Crivella de vetar obras con temas LGBT. Cerca de 70 autores firmaron un manifiesto en defensa de la diversidad y la libertad de expresión.

El libro, llamado “Vengadores, la cruzada de los niños”, presenta una escena en la que dos personajes hombres, novios en la historia, se besan.

La “rebelión” de los organizadores de la Bienal dio inicio a una batalla judicial en instancias inferiores. El domingo la procuradora general Raquel Dodge había pedido con urgencia a la Corte que anulara una orden de la justicia de Río del sábado que permitía a la alcaldía aprehender libros.

Dodge había pedido la suspensión de la orden de confiscar obras que traten el “homotransexualismo” debido a que la censura podía lesionar el derecho a la libertad de expresión y el libre “tránsito de ideas”.

De forma preventiva, el presidente de la Corte, José Dias Toffoli, le dio la razón a Dodge y dejó sin efecto la decisión de la justicia de Río.

Poco después de publicada la decisión en el sitio oficial de la Corte brasileña, la alcaldía de Río dijo en un comunicado oficial que presentará un recurso para que se revise la decisión.

Crivella dijo el jueves en un video publicado en su cuenta de Twitter que “la alcaldía determinó que los organizadores recojan ese libro que trae contenido sexual para menores”. Sin embargo, la Bienal no dio su brazo a torcer. En un comunicado defendiendo la exhibición del libro, los organizadores destacaron que se trata de un evento “plural, donde todos están representados”.

Organizaciones civiles y de homosexuales describieron la actitud de Crivella como una maniobra “homofóbica”.

De fuerte tradición conservadora, Crivella, quien fue obispo de la Iglesia Universal del Reino de Dios en Brasil, se ha referido en el pasado a los homosexuales como “víctimas de un terrible mal”.

nrv