Cultura

Juan Villoro se pronuncia ante la muerte de Guillermo Soberón

Juan Villoro se pronuncia ante la muerte de Guillermo Soberón

Miembro de El Colegio Nacional (Colnal), fundador y pionero en el área de Ciencias Biomédicas, Guillermo Soberón Acevedo se distinguió por ser “un excepcional universitario”, como se demostró durante los dos periodos en los que estuvo al frente de la rectoría de nuestra máxima Casa de estudios, “impulsando la ciencia, la investigación y el conocimiento, como pocas veces antes se había hecho”.

Con esas palabras recordó el escritor Juan Villoro al doctor Soberón, un estudioso que pensó siempre en el bien del Colnal, atento a las opiniones de cada uno de nosotros y, sin duda alguna, “su experiencia, su capacidad y su liderazgo nos hará mucha falta”.

Te recomendamos: Murió Guillermo Soberón, ex rector de la UNAM y secretario de Salud
“Pero también es muy significativo lo que hizo en el área de la salud pública, como secretario de Salud tuvo que enfrentar la pandemia del SIDA y desarrolló un programa pionero a nivel mundial para la prevención de esta pandemia. La memoria de Guillermo Soberón perdurará entre nosotros”, reconoció el escritor, en su calidad de presidente en turno de El Colegio Nacional, de la que el doctor Soberón fue miembro desde 1985.

En sus redes sociales, otro integrante del Colnal, José Ramón Cossío, reconoció las aportaciones del doctor Soberón, quien tanto y tan bien hizo por la salud y la educación de los mexicanos. Sin aspavientos y con profesionalismo. Vamos a extrañar su generosidad e inteligencia”.

Por su parte, en esa misma herramienta, el historiador Enrique Krauze lamentó de un “querido amigo: científico, rector, secretario de Salud, maestro, sirvió a la medicina y a la sociedad. Defender la ciencia y la libertad es honrar su memoria”.

Para el investigador Antonio Lazcano Araujo, la partida de don Guillermo Soberón es una pérdida enorme para el país, no sólo por ser un extraordinario secretario de Salud, sino porque ayudó enormemente a desarrollar una política pública de salud en beneficio de todos los mexicanos.

Es una pérdida extraordinaria para la UNAM y para todas las instituciones de educación superior, por la manera en que reforzó el aparato universitario de investigación, de docencia y difusión, así como de las áreas de cultura. Es una pérdida muy dolorosa para El Colegio Nacional, en donde fue un miembro absolutamente destacado”, señaló.

En lo personal, el catedrático universitario aseguró que la muerte del doctor Soberón le resulta particularmente dolorosa por los múltiples apoyos que recibió de su parte para desarrollar su carrera, pero también por algo mucho más personal y, al mismo tiempo de salud pública.

“Hace 30 años, estando yo muy enfermo y a petición de mi familia y de mis amigos, él consiguió que pudiera ingresar en un estado de suma gravedad al Instituto Nacional de Nutrición, donde me salvaron la vida; en ese momento necesité 18 transfusiones de sangre y la sangre en México era sana, porque don Guillermo Soberón, con una visión extraordinaria, había ordenado que se rehicieran los bancos públicos de sangre, que no estuvieran contaminados por el virus del Sida o cualquier otro patógeno, y gracias a eso, en México pudimos evitar tragedias, como las que se dieron en Francia, donde la sangre se contaminó. Don Guillermo Soberón fue un personaje extraordinario del México contemporáneo”, enfatizó Antonio Lazcano, Premio Universidad Nacional 2007 e integrante de El Colegio Nacional desde 2014.

yhc